Sin tóxicos


Vivimos en un mundo lleno de productos tóxicos, esto no es nada nuevo para nadie. Todos lo sabemos e intentamos en mayor o menor medida ignorarlo y convivir  con ello. 

Hay quien intenta comer solamente productos bio, quienes leen todas las etiquetas intentando buscar el producto más saludable, e incluso quien deja la ciudad y se va a vivir a una casita en medio de la naturaleza. 

Pero nos guste más o nos guste menos, los tóxicos no solamente se encuentran en los productos que ingerimos, los tóxicos se encuentran por todas partes, en el gel que usamos por las mañanas al ducharnos, en el desodorante que nos ponemos después, en los productos de limpieza que hemos utilizado para limpiar nuestra casa, en la ropa que llevamos puesta, en el colchón en el que dormimos, y así sucesivamente. Podríamos enumerar miles de situaciones cotidianas a las que estamos expuesto.

He de reconocer que nunca le he prestado demasiado atención a estos temas. Pero llega un momento en que no es posible ignorarlos más.

Quien no ha leído alguna vez  la etiqueta de los ingredientes de cualquier producto alimentario, para después tener que reconocer que no conoce más de la mitad de los nombres. Y yo me pregunto, ¿de verdad se necesitan todos estos ingredientes para hacer tomate frito, queso, cerveza, etc.?

La respuesta es en el mayor de los casos no, no se necesitan todos esos componentes, pero las razones por las cuales la industria pretende que consumamos estos ingredientes, me son desconocidas. En algunos casos puede ser para abaratar los costes del producto, en otros para darle un color más apetecible, y puede que incluso para darles otro olor.

En cualquier caso, hay que decir que no todos los productos entran en la categoría anterior. Hay muchos productos de calidad y saludables en las estanterías. El problema es que tenemos que empezar a ver los productos con ojos críticos para comenzar a diferenciarlos. 

Mi intención en cualquier caso, es comenzar a tomar mejores decisiones a la hora de la compra, y sustituir algunos hábitos/productos en casa de forma que disminuya mi exposición a los productos tóxicos. 

En las próximas secciones voy a ir recopilando una serie de productos para el cuidado personal y para la limpieza de la casa, que son muy fáciles de hacer en casa, que funcionan igual o tan bien como los productos tóxicos que acostumbrábamos a comprar, y que son 100% naturales y no ponen en riesgo nuestra salud.

Espero que os ayude en vuestro viaje a una vida sin tóxicos.

Limpieza de la cara

Exfoliante de chocolate