Por qué comprar una cafetera automática

11.10.2018

Están muy de moda, nos permiten hacer un café de calidad en casa cómodamente y a un precio muy inferior al que pagamos en cualquier parte, pero cuando miramos el precio de la cafetera, nos echa para atrás. A continuación os damos cinco razones por las que vale la pena comprar una. 

1. Hacen un café de calidad

La primera y más importante de las razones, es que hagan un café de calidad.

La calidad dependerá naturalmente, del café que compremos. En cualquier caso, se compra el café en grano (también ofrece la posibilidad de usarlo molido) te permite configurar cómo de fino lo quieres (en mi casó, la dejé como venía de fábrica), y te permite incluso elegir la intensidad del café (más o menos fuerte).

2. Son cómodas de utilizar

Y es que solo necesitamos, asegurarnos de que tienen café y agua, y por lo demás es pulsar un botón y listo.

Si ya hemos elegido la intensidad de café que queremos, sólo tenemos que colocar la taza debajo y esperar a que acabe. Y es que este aspecto es de suma importancia, para las personas que como yo, necesitan un café para despertarse. Todo lo que sea más complicado que pulsar un botón está de más. 

3. Se limpian solas

Super importante aspecto, en mi caso, la cafetera hace un enjuagado nada más encenderse y otro al apagarla. Por lo demás, solo tenemos que vaciar el cajón donde caen los residuos de café y listo. Es la cafetera más limpia que he tenido con diferencia.

También es muy importante, el hecho de que muchas vienen con un programa de descalcificación, y es que alarga la vida del producto inmensamente. En mi caso, la cafetera te indica cuándo hay que hacerlo, y es simplemente instalarle un componente en el cajón para el agua y dejar que se descalcifique sola.

Indico que es importante, porque ya me ha pasado dos veces, he tenido buenas cafeteras, una de cápsulas y otra de brazo que dejé de utilizar porque tras aproximadamente dos años de uso, apenas echaban agua, y es que, aunque sólo utilizaba agua comprada, con el paso del tiempo los compartimentos internos se van ensuciando y al final no dejan que pase el agua. 

4. Son las más económicas

Y es que aunque aunque los precios de las cafeteras pueden duplicar e incluso triplicar los precios de otras, como por ejemplo las de cápsulas, a la larga son las que nos salen más económicas.

Por un lado, el café que utilizamos cuesta muchísimo menos que las cápsulas, y esto a la larga se nota. Esto va dirigido sobre todo a las personas que beben mucho café, y es que no es lo mismo las personas que una vez a la semana, o incluso, al mes preparan un café, que aquellos de nosotros que tomamos café todos los días.

Por otra parte, si realizamos un buen mantenimiento, y esto significa descalcificar en su momento, las máquinas automáticas nos van a durar mucho más tiempo que cualquier otra cafetera. 

5. Nos permiten hacer tantos cafés como queramos

Aquí me refiero sobre todo, a las ocasiones en las que tenemos invitados, y queremos hacer una cantidad inusual de cafés. Pues bien, sin problemas, uno detrás de otro y rápidamente. 


Si te ha gustado nuestro artículo te invitamos a ver nuestra comparativa de cafeteras.